In Calidad de vida en el trabajo

Se considera baja de larga duración a aquellas bajas que exceden los 6 meses de duración. Pero, ¿qué ocurre con un trabajador cuando vuelve a incorporarse en su puesto tras un periodo tan prolongado?¿Cuáles son las consecuencias a nivel psicológico en una persona tras una baja de larga duración?

Según nuestra experiencia en programas de acompañamiento en el retorno al trabajo, las consecuencias para un trabajador tras una baja de larga duración se sitúan en tres niveles:

  • En un primer nivel individual, y que tiene que ver con la forma en que la persona ha vivido la enfermedad:
    • Esfera Psicológica: vulnerabilidad física, culpabilidad, temor a ser juzgado o al estigma entre superiores y compañeros, encerrarse en sí mismo, pérdida de autoconfianza, etc.
    • Esfera Profesional: desmotivación profesional y temor a perder el empleo, desconexión con su lugar de trabajo, pérdida de capacidades o restricciones médicas, etc.
  • A nivel de condiciones de trabajo: dificultades relacionadas con la falta de ergonomía de su puesto, la organización de la carga de trabajo y de los horarios, la conciliación vida profesional / vida personal, el clima laboral…
  • A nivel social y económico: riesgo de precarización social, aislamiento social, desconocimiento de los recursos a su disposición de apoyo en la vuelta al trabajo, etc.

Estos factores tienen un efecto acumulativo, por lo que el efecto puede ser devastador en el trabajador si no se minimiza su impacto a tiempo.

¿Qué pasa cuando la persona tiene que incorporarse al trabajo de nuevo?

La persona que reanuda su actividad debe hacer frente a múltiples tareas:

  • retomar un ritmo de trabajo que hace mucho que no tiene (levantarse temprano, organizar sus tareas, gestionar prioridades…).
  • volver a gestionar sus tareas antiguas o incluso, algunas nuevas.
  • reintegrarse con sus compañeros de equipo y con la propia empresa.
  • aprender a colaborar de nuevo con su manager.
  • etc.

¿Cómo podemos ayudar a una persona que se encuentra en esta situación?

Para asegurarnos una vuelta al trabajo exitosa, debemos tener encuentra los múltiples factores implicados.

Debemos ser capaces de ofrecer a los empleados acciones tempranas, específicas, proactivas y complementarias teniendo en cuenta a todas las partes implicadas en la organización del trabajo (el propio trabajador, la empresa, su manager y su equipo).

Por tanto, si la empresa propone un acompañamiento al trabajador en concreto, pero también está involucrado el colectivo completo que forma la empresa, como recursos humanos, médico del trabajo, los compañeros del equipo, managers… mayor será la probabilidad de que el trabajador pueda retomar su actividad en las mejores condiciones y su eficacia no se vea comprometida. ¿Cómo?:

  • Apoyando la capacidad del trabajador para proyectarse positivamente en su trabajo, reencontrando la confianza en sí mismo y en su entorno profesional.
  • Favoreciendo la colaboración de todos los agentes implicados en la empresa: manager, compañeros, RRHH…
  • implicar al equipo en el proyecto de reintegración profesional de la persona.

Es una tarea compleja que depende de la implicación de toda la Organización en su conjunto, pero muy gratificante para todas las partes y con una tasa de éxito excepcional que nos garantiza una de las bases de un Entorno de Trabajo Saludable.

Recent Posts

Dejar un comentario