In Calidad de vida en el trabajo

¿Qué se entiende por burnout?

El síndrome de burnout, también llamado del ”trabajador quemado”, consiste en una patología producida como consecuencia de la interacción del individuo con unas determinadas condiciones psicosociales del trabajo. Se trata de una respuesta poco eficaz por parte del trabajador en un intento de
afrontar unos estresores laborales mantenidos en el tiempo.

Cualquier persona podría sufrir burnout como consecuencia fundamentalmente de la exposición a unas determinadas condiciones de trabajo. Cuando no se realiza la evaluación o la prevención de estas condiciones o no se protege adecuadamente al trabajador, este síndrome puede hacer su aparición.

Muchos trabajadores identifican “estar quemado” con estar a disgusto, estar harto, sentirse agobiado, tener un mal día en el trabajo… No nos confundamos: cuando hablamos de burnout nos referimos a una clara sintomatología, con una cronicidad o mantenimiento en el tiempo y una elevada
intensidad en las fases más avanzadas.

Se trata de un proceso destructivo que, habitualmente, deriva en consecuencias severas para la persona que lo padece.

Desde las consecuencias individuales que lo caracterizan, y partiendo de un enfoque psicosocial, el burnout se ha conceptualizado como un síndrome con sintomatología de agotamiento emocional, despersonalización y baja realización personal en el trabajo:

Agotamiento emocional

El agotamiento emocional es una respuesta de los trabajadores al sentir que ya no pueden dar más de sí mismos a nivel afectivo. Implica desgaste, pérdida de energía, agotamiento y fatiga tanto física como psíquica.

La despersonalización

La despersonalización se explica por el desarrollo de una actitud negativa hacia otras personas, especialmente los beneficiarios del propio trabajo, con irritabilidad y pérdida de motivación. En las personas que lo padecen, se produce un endurecimiento afectivo y sus conductas son vistas por los usuarios de manera deshumanizada.

Baja realización personal

Por baja realización personal en el trabajo se entiende la tendencia a respuestas negativas hacia uno mismo y el trabajo, como baja autoestima, baja productividad e incapacidad para soportar la presión. Los trabajadores se sienten descontentos consigo mismos e insatisfechos con sus resultados laborales.

¿Por qué podemos sufrir burnout?

Existe un conjunto de características que predisponen a sufrir burnout:

De la organización: elevada jerarquización y rigidez, falta de apoyo por parte de los superiores, burocracia excesiva, escasa participación y coordinación de los trabajadores, insuficiente formación práctica, relaciones conflictivas y estilos de dirección inadecuados

En cuanto al diseño del puesto: sobrecarga de trabajo, exigencias emocionales en la interacción con el cliente, descompensación entre responsabilidad y autonomía, falta de tiempo, conflicto o ambigüedad de rol, saturación emocional, falta de control sobre los resultados de la tarea, escasa autonomía en la toma de decisiones, estresores económicos, insatisfacción en el trabajo…

En cuanto a las relaciones interpersonales: dinámica de trabajo incómoda, relaciones tensas y competitivas, conflictos entre compañeros y con usuarios, falta de apoyo social, falta de colaboración entre compañeros en tareas complementarias, contagio social del síndrome de estar quemado, ausencia de reciprocidad en los intercambios sociales…

En cuanto a las características personales, se manifiesta con mayor facilidad en individuos cuyas características se encuentran en alguno de los siguientes extremos de rasgos de personalidad: alto grado de altruismo y de idealismo, sobreempatía (excesiva implicación emocional hacia el otro), elevado grado de perfeccionismo, baja autoestima y reducidas habilidades sociales, personalidades impacientes, irritables, dominantes, hostiles, competitivas, con tendencia a la actividad permanente, con poco interés en las relaciones personales, etc.

Pero…¿Cómo llegamos a este estado?

Fases para llegar al burnout

  • Me siento física y emocionalmente agotado por mi trabajo
  • Me siento cansado al final de la jornada de trabajo
  • Me siento fatigado e incluso enfermo cuando me levanto por la mañana y tengo que ir a trabajar
  • Trabajar todo el día supone un gran esfuerzo
  • Me siento “quemado” por mi trabajo
  • En el trabajo me siento más torpe que mis colegas.
  • En ocasiones, creo que los demás están engañados, sobrevalorando mis capacidades
  • Me siento culpable por no hacer bien las cosas
  • Me siento frustrado en mi trabajo
  • Me siento poco productivo, aunque trabajo muchas horas
  • Cada vez me preocupa menos lo que ocurra con mi trabajo
  • En el fondo, y a pesar de lo que supondría, sería un alivio que me despidieran del trabajo
  • Trabajar directamente con personas me produce estrés
  • A pesar de que mis superiores me plantean mejoras, yo no quiero asumir más trabajo ni responsabilidades
  • Me siento acabado
  • Siento que mi cerebro ya no funciona como antes
  • Mi capacidad para resolver problemas ha desaparecido
  • Al terminar el trabajo, con mi familia me muestro triste e irritable

¿Te reconoces en alguna de estas frases? Quizás estés en un estado de agotamiento emocional, físico y mental grave en el que si no lo manejas a tiempo podrías derrumbarte a causa del cansancio psíquico o estrés que surge de la interacción social y ante una rutina laboral.

Algunas estrategias concretas

Manejo eficaz del tiempo

El secreto es conseguir una cierta distancia psicológica con respecto al trabajo. Para ello hay que fijarse metas realistas, trabajar de forma inteligente y tomarse respiros de vez en cuando. Para que las personas aprendan las habilidades necesarias para este manejo eficaz del tiempo se han propuesto programas que se estructuran de la siguiente manera:.

Adquisición de conocimiento

Incrementar el conocimiento sobre las responsabilidades del puesto de trabajo, para evitar perder el tiempo en gestiones innecesarias o en las que se podría ahorrar tiempo. Para ello se suele pedir durante algunas semanas un autorregistro de actividades y tiempo que dedican a ellas par a ver si el tiempo que se dedica a ellas es proporcional a la importancia que tienen.

Establecimiento de prioridades dentro y fuera del trabajo

Aprender a priorizar las actividades que implica el trabajo. Para ello se pide a los sujetos que elaboren una lista con todas las tareas que realiza a lo largo del día, para pasar a agruparlas en 5-8 funciones y con esas funciones delimitar la importancia que cada una tiene para la organización (0-10), el porcentaje de tiempo laboral que se le dedica a cada una y evaluar en qué medida coinciden las funciones en importancia y tiempo dedicado.

Identificación de “hurtos” de tiempo

Reuniones, visitas, cigarros, Internet, llamadas telefónicas… mediante un autorregistro, que puede ser el mismo que se utiliza para la adquisición de conocimiento.

Reducción de la percepción y frecuencia de condiciones laborales de urgencia

¿Qué actividades de urgencia son exigidas por su trabajo con razones válidas? ¿qué fuentes de urgencia no son exigidas y deberían serlo? ¿qué puede hacer para mejorar el control de las situaciones de urgencia?

Entrenamiento en habilidades interpersonales

En la mayoría de las ocasiones se concede mayor importancia a las habilidades profesionales que a las habilidades interpersonales y este es un grave
error cuando hablamos de profesiones en las que el trabajo consiste en estar en contacto con personas. Maslach (1982) propone algunas habilidades que juzga necesarias para cualquier profesional de servicios humanos: cómo iniciar, conducir y mantener el proceso de ayuda, cómo tratar con personas distintas, cómo hablar sobre asuntos delicados. La asertividad vuelve a ser la estrella de las habilidades necesarias.

Entrenamiento en habilidades de negociación

Es decir, resolver problemas laborales en los que se ven inmersos dos o más personas intentando manejar unas estrategias que proporcionen beneficios a todas esas personas. El objetivo no es enfrentarse a la persona, sino que todos ganen algo para evitar el estrés laboral y las malas relaciones con los compañeros (antecedentes del burnout).

Clarificación de rol

El objetivo es que el trabajador conozca la mayor información posible sobre el rol que tiene para poder identificar y reajustar las expectativas del propio trabajador y las del supervisor. ¿Qué crees que se espera de ti en el trabajo?¿qué esperas de tu supervisor?¿que tipo de recursos necesitas para realizar adecuadamente tu trabajo?

Equilibrar el trabajo y la vida privada

Cuando la persona se sobreimplica en el trabajo, pierde la homeostasis entre vida privada-trabajo y empieza a quemarse en éste último, mientras que pueden surgir problemas en su vida personal. Conseguir ese equilibrio ayuda a prevenir y recuperarse del burnout. Algunas propuestas son la actividad física, el ocio, las relaciones sociales y de pareja, la familia…

Grupos de apoyo

Grupos de trabajadores que se reúnen con frecuencias indeterminadas para intercambiar información, apoyo emocional y solucionar problemas laborales.

Psicoterapia individual

Existen algunos programas (pocos) que podrían llamarse entrenamiento en inoculación de burnout: manejo de a crisis, solución de
problemas y retorno a la vida ordinaria.

Planificación y seguimiento individualizado

Para las personas que tiene que volver al trabajo por haber cursado baja a causa del problema, debería hacerse un estudio del puesto de trabajo y de las condiciones laborales de la persona para irla reincorporando gradualmente y con los cambios organizacionales pertinentes.

Cambio de puesto

Si es necesario llegar a este punto, debe hacerse de manera muy planificada y el cambio debe suponer un significado para el trabajador en términos de impacto, reto intelectual y crecimiento personal.

 

Recent Posts

Dejar un comentario